832 Amistad

Cuando se abrió la estación de Valdesquí en 1972, había muy pocos clubs que fletaran autobuses allí los domingos. Pocos pero muy activos: el Club Alpino Popular con dos o tres autobuses, el Club Amistad con otros tantos, y los clubes de esquí San José y Valladolid Ski club, ambos que venían desde esa población castellana.

Pero aunque los buses tenían adjudicado el lugar de aparcamiento exactamente al lado, no sería hasta 1974 en una cena relacionada con la Federación Castellana de esquí en la que Carlos compartiría mantel con Pepe Arias (Venta Arias, otra leyenda de los inicios del esquí en Madrid) y Lorenzo Gonzalo, fundador del Club Amistad y cabeza de la saga que lleva su apellido y que ha mantenido hasta nuestros días esta entidad, donde tuvieron oportunidad de intercambiar puntos de vista y sus respectivos proyectos.

La virtud de Club Amistad estuvo en enfocar la enseñanza del esquí a los niños a través de un profesorado muy joven formado en casa, con el que los pequeños no se sentían extraños, los consideraban uno mas y eso daba sus frutos. Y también evolucionar su política de transporte a la sierra hacia una serie de rutas en Madrid que recogían a los alumnos en un recorrido similar a las rutas escolares, y no desde un punto fijo como siempre han hecho los clubes de esquí y de montaña. Otro acierto, proporcionar directamente el material necesario en su propia sede.

Fue por eso por lo que en el año 1997 los responsables de esquí de Montañeros Madrileños retomaron esa lejana relación y firmaron un convenio para canalizar el aprendizaje de los socios en la sierra de Madrid a través de Amistad (que entre tanto había fundado Amitours, una sociedad para la gestión de viajes de esquí). El acuerdo, que se ha prolongado durante largos años, contempló la reciprocidad de cuotas (es posible participar en la actividad del otro club con el pago de la cuota del propio) lo que representó una ventaja para los socios de Montañeros puesto que de otra forma se habrían visto obligados a abonarla para poder acceder a los cursos.

Entretanto Lorenzo Gonzalo (que había dejado la gestión de Amistad mas directamente a sus hijos José María, Oscar y Alicia) compró a la congregación marista el edificio de un antiguo seminario en desuso ubicado en la población de Villar (Cantabria) a escasos kilómetros de la estación de esquí de Alto Campoo, que reformó por completo (reservando la última planta como vivienda familiar) con la vista puesta en completar los cursos de Madrid con otras semanas de aprendizaje y actividades  de verano. Luis Miguel y Carlos lo visitaron en 1999 aprovechando el desplazamiento a Bilbao para recoger el premio “Amigos de Pyrenaica” que les fue concedido en ese año, y aunque no estaba concluido, vieron sus buenas posibilidades. Efectivamente, el Área de montaña en familia ha realizado allí cursillos de esquí en periodos de vacaciones escolares y también muchas salidas de montaña del club lo han elegido como punto de alojamiento.

Otros buenos amigos con una relación continuada a lo largo de los años.

Equipo competición Amistad
Equipo competición Club Amistad

Montañeros

Página principal de Montañeros Madrileños

Construyendo

Página principal de Construyendo el Club

Partners

Los proveedores a lo largo del tiempo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad